LA MEDIACION COMERCIAL Y EMPRESARIAL COMO HERRAMIENTA EFECTIVA PARA SOLUCIÓN DE CONFLICTOS POST PANDEMIA

No cabe duda que, la pandemia de COVID-19 traerá consigo muchas situaciones que aun no podemos medir, ni siquiera prever. Lo que sí es claro es que ha provocado una crisis a nivel mundial con consecuencias inesperadas e incuantificables a este momento; todas las crisis tienen dos caras, la del peligro y la de la oportunidad; la del peligro que no es más que seguir conduciéndonos y haciendo las cosas, como siempre, y por su parte, la de la oportunidad, que no es más que tratar de hacer algo diferente que potencialmente sea mejor.

Está claro que las relaciones comerciales continuas y de largo plazo se verán indiscutiblemente afectadas por una suerte de imprevistos que devendrán como consecuencia de la pandemia, lo más común será el incumplimiento de un volumen ingente de contratos y relaciones en el marco de una economía que precisará de soluciones ágiles para avanzar.

Tenemos como ejemplo el modelo anglosajón que ha explotado y sacado gran provecho a la mediación empresarial, en Latinoamérica no ha sido igual, puedo atribuirlo a la mala difusión y conocimiento del tema, especialmente a que los abogados de corte procesalista, ven en la mediación una amenaza; también por la falta de mediadores capacitados y con experiencia para intervenir en esta área. Hemos visto que la mediación en nuestro país, se ha inclinado más al área familiar y laboral, con buenos resultados, pero ha avanzado con pasos muy tímidos o casi nulos en la esfera comercial/empresarial. El acompañamiento de los despachos de abogados a sus clientes en este sentido es vital, será invaluable el valor añadido de un acuerdo alcanzado en un plazo breve de tiempo y con todas las garantías jurídicas que prevé la ley a los “acuerdos provenientes de procesos de mediación”.

Los procesos de mediación se diseñan a medida, ya que se adaptan al tipo de conflicto

y a las partes. El mediador debe analizar el caso y realizar el diagnóstico del conflicto para, a su vez, estructurar el procedimiento adecuado para el conflicto asignado. La principal labor del mediador es poder educar a las partes en el proceso, y por tanto, las prepara para que éstas lleven a cabo una negociación eficiente y eficaz, no hay cortapisas para que el mediador y la partes tengan pleno control del proceso. En la ley panameña, la mediación se encuentra específicamente contenida en el Decreto 5 de 1999.

En estos meses, luego de la declaratoria de la pandemia, ha surgido la necesidad de mediar, entre otros métodos de resolución de conflictos, para ello se han utilizado plataformas tecnológicas, que hasta hace poco eran desconocidas para muchos, incluyéndome, Teams, Zoom, Meet, Google duo, Hangouts, Messenger, Skype, Face Time, Jistsi Meet, solo por mencionar algunas, lo que ha significado un nuevo reto para el mundo, de adaptación, rompimiento de paradigmas y reestrucruración de cómo crear y diseñar los procedimientos para mediación.

Mercedes Tarrazón, árbitro y mediadora española de gran renombre, en foro de discusión de ITAFOR, indicó a este respecto: “Dos conclusiones provisionales que no creo vayan a verse modificadas por una mayor experiencia: (i) es posible mediar con soportes virtuales a plena satisfacción de las partes y alcanzando acuerdos en asuntos de todo tipo de cuantía; y (ii) se incrementa considerablemente el tiempo de preparación.”Concuerdo plenamen

te con ella, es un gran momento para aprovechar la “oportunidad” que la pandemia ha abierto, y movernos para impulsar cambios para hacer algo diferente que potencialmente sea mejor para las necesidades comerciales actuales.

Por tanto, es el momento indicado para hacer una pausa, reflexionar  y reconsiderar nuestras creencias en relación a cómo se están conduciendo las mediaciones, encontrando nuevas y más efectivas vías de negociación que estén basadas en la cooperación y en la ayuda a los demás, hemos estado acostumbrados a demonizar y culpar a nuestro oponente, ahora, en medio de esta situación, la cooperación y la solidaridad han aflorado, e

s el mejor momento para cambiar, si las partes modifican las reglas de compromiso, escogiendo valores y principios sólidos bajo los cuales desean ser guiados a través de la mediación. Como en todo habrá dos lados para cada disputa, e inicialmente ninguna de las partes tiene el panorama completo al momento de iniciar la mediación, mucho menos cuando surge el conflicto. La labor del buen mediador será modificar la creencia (mindset) de las partes educándolos para que la situación planteada pueda ser vista desde una perspectiva de ventaja para ambos.

Con la mediación podemos: i) producir nuevo valor a nuestros negocios, ii) centrar la resolución de los conflictos, no únicamente desde la óptica monetaria, iii) construir y mantener relaciones comerciales a largo plazo, y, iv) obtener soluciones ganar/ganar.

Es el momento de producir cambios positivos, y adecuarnos a la situación, algunos de ellos temporales, pero los que sean efectivos, deben llegar para quedarse. A través de la mediación, el mediador como un tercero neutral, brindará a las partes las pautas para aplicar métodos eficientes, a través de una estrategia, con el fin de pr

omover la comunicación entre ellos, como elemento fundamental para la solución del conflicto y como consecuencia facilitar la negociación, dando paso a diversas posibilidades para poner fin a la controversia, dejando de lado, las cuestiones meramente jurídicas.

La mediación comercial/empresarial post pandemia, brindará a los comerciantes de pequeñas y medianas empresas, una oportunidad valiosa para reestructurar sus relaciones comerciales, en la búsqueda de preservarlas y mejorarlas.

M.P. VASQUEZ & ASOCIADOS, cuenta con los expertos para apoyarlos en esta materia.

María del Pilar Vásquez   pilarv@mpvasquezyasociados.com

 

Recent Posts

Leave a Comment